Focus Group
26 miradas sobre “Escuela digital. ¿Qué nos deja la pandemia?”

Diálogos sobre una escuela digital que va más allá de dispositivos y conectividad

Sin duda, este curso ha sido uno de los cursos escolares más importantes e intensos de la historia de la educación, y nadie olvidará lo que sucedió. Sin embargo, uno de los riesgos más destacados es que hagamos una planificación del próximo año escolar sin haber realizado un profundo análisis de los logros, también de las dificultades y límites, que ha tenido la monopolización de la escuela digital en el proceso de enseñanza aprendizaje. Es una situación que se podría dar por varios motivos: primero, por el cansancio del colectivo docente que ha hecho un esfuerzo titánico por llegar mucho más lejos de lo que había imaginado nunca, sin los recursos necesarios para hacerlo de la manera adecuada y desde luego sin haber sido preparados para ello; segundo, por la urgencia de planificar el próximo curso, sin tener las coordenadas claras de cómo se materializará en cada etapa educativa la denominada “nueva presencialidad”. En esa “nueva presencialidad” todo debe seguir estando a dos metros, o a un metro y medio, y desde luego esta circunstancia marcará la necesidad de mantener en diferente proporcionalidad el aprendizaje en remoto, para así poder seguir apoyando al presencial.

La Escuela Digital sin duda ha llegado para quedarse y por eso en este focus group hemos querido analizar los riesgos y oportunidades que en su abrupta implementación hemos vivido estos meses, pudiendo plantear posteriormente qué acciones deberíamos poner en marcha para hacer posible que en el futuro inmediato este aprendizaje remoto pueda ayudarnos a hacer que la escuela tenga una mayor capacidad de respuesta a la inclusión de todos sus miembros.

Este tercer focus group del proyecto “La Escuela que viene”, que tuvo lugar el pasado 18 de junio, nos dejó claro que la transformación que conlleva la escuela digital supone mucho más que dispositivos y conectividad (elementos que no podemos dar por supuesto, en cualquier caso), ya que exige un planteamiento didáctico diferente que haga posible que la colaboración, el cuidado, la atención a la diversidad, la compensación de las desigualdades sociales sigan siendo el objeto de la misma. Esto nos obliga a buscar de manera activa, comprometida y creativa las acciones que nos ayuden a dar ese salto por parte de todos los agentes que componen la escuela, ahora más que nunca sin esta limitación que ponían sus muros.

Como sucedió en los anteriores focus group la metodología de facilitación diseñada pretendía un proceso participativo en el que todas las voces convocadas, guiadas a través de poderosas preguntas, generaran un intercambio de conocimiento que nos llevaría a analizar qué descubrimientos hemos realizado en el paso a la escuela digital. En esta ocasión tuvimos el privilegio de contar con expertos provenientes de diferentes realidades educativas y que representan modelos educativos presentes en Argentina, Colombia, España, Portugal, Perú y Uruguay. Veamos qué se relató durante las dos horas de intercambio.

 

¿Qué RIESGOS y qué OPORTUNIDADES encontramos en la educación digital a partir de la experiencia de la pandemia?

A lo largo de la conversación se destacaron RIESGOS como:

  • Pérdida de vista de los problemas o desafíos de la educación pre-pandemia, que no se abordan a causa de los emergentes.
  • Desigual acceso a la tecnología y a la conectividad, que genera un clima de alto riesgo de desvinculación.
  • Posible acrecentamiento de desigualdades si la tecnología no es utilizada a través de una didáctica contextualizada.
  • Puesta en segundo plano de los aspectos protectores y de cuidado que ofrece la presencialidad, deshumanizando los vínculos entre profesorado y alumnado.
  • Uso inadecuado de la tecnología, no entendiendo que se trata de una herramienta, que debe estar al servicio de una intención pedagógica y de una planificación docente.
  • Desmotivación del colectivo docente, que pueda dar lugar a la deserción de muchos profesionales del sistema educativo.
  • Ausencia de evaluación de los logros y los límites de este tiempo de trabajo remoto.
  • Falta de reflexión sobre resguardo de datos públicos, uso responsable de TIC, etc.
  • Aumento del conflicto entre familia y escuela.
  • Asunción de la autonomía del estudiante en sus procesos de aprendizaje

Y se mencionaron posibilidades como:

  • Ocasión para que los docentes se pregunten qué es lo importante que aprendan los estudiantes, y cómo se debe evaluar en esta situación.
  • Redefinición de un modelo (incluyendo la opinión de los estudiantes) de aprendizaje basado en las nuevas necesidades de la nueva sociedad digital.
  • Desarrollo de habilidades que van más allá de la lógica del usuario, como el razonamiento científico, el trabajo colaborativo y por proyectos, el uso crítico, el conocimiento básico de programación y de algoritmos.
  • Habilitación de nuevos y más canales de comunicación.
  • Incorporación del trabajo colaborativo e interdisciplinar entre docentes.
  • Revisión de los tiempos escolares.
  • Descubrimiento de qué es relevante que los estudiantes aprendan.
  • Reflexión sobre cómo evaluamos los procesos de aprendizaje en este contexto.
  • Construcción de una alianza renovada con las familias, que empiezan a comprender la especificidad y dificultad de la profesión docente.
  • Impulso al derecho a la participación de niños, niñas y adolescentes.
  • Ajustes curriculares, cambio en la enseñanza y transformación de la evaluación.

Tras este análisis de la situación, pasamos a una fase de encuentro en el que queríamos responder desde pequeños grupos de trabajo a esta cuestión: ¿Qué ACCIONES priorizarías en este momento para que la escuela digital pueda potenciar el aprendizaje y la inclusión? Y estas fueron algunas de las respuestas compartidas:

  • Fortalecer la formación inicial y continua de los docentes. Además de estar reguladas por políticas públicas es necesario pensar en una nueva normativa que regule la actividad docente.
  • Promover trabajo en red, a través de trabajos basados en proyectos, poniendo el foco en el desarrollo de competencias.
  • Disponer de los contenidos en diferentes formatos para que ningún estudiante se quede atrás.
  • Fortalecer nuevas metodologías de aprendizaje.
  • Revalorizar la Escuela como espacio de diálogo entre familias, docentes, estudiantes y la sociedad.
  • Priorizar lo pedagógico (repensar el modelo: currículo, evaluación…).
  • Potenciar la coordinación entre sectores y actores diversos (políticas intersectoriales).
  • Cooperar de manera horizontal (intercambio de experiencias, aprendizajes…).
  • Fortalecer el liderazgo escolar y la función directiva.
  • Fijar prioridades asociadas a los sectores más vulnerables.

Como empezamos compartiendo en este relato, son muchas las puertas que se abren al modelo de escuela que siempre hemos conocido, esperando que ayuden a resolver muchos de los retos que ya estaban identificados como prioritarios antes de la pandemia. No queremos sin embargo despedirnos de este momento sin reconocer el trabajo sin horarios ni límites que el colectivo docente ha hecho para mantenerse cerca de sus alumnos y alumnas. Sin ellos y ellas la escuela digital nunca habría sido posible.

El relato gráfico de este Focus Group.

Si quieres seguir conociendo más puedes entrar en el ciclo de “Escuela digital: ¿Qué nos deja la pandemia?”, donde encontrarás todo lo publicado hasta el momento y el relato gráfico de este focus group.

Participantes:

  • Lucía Acurio, Presidente Ejecutiva, EduTec (Perú)
  • Ramiro Aranda, Director de la Escuela Secundaria de Innovación (Misiones, Argentina)
  • Silvia Bacher, Periodista especialista en educación (Argentina)
  • Paula Barros, Coordinadora del Programa de Educación, OEI (Portugal)
  • Javier Bronchalo, Coordinador de proyectos de investigación en educación (España)
  • Tamara Díaz, Coordinadora de Educación, OEI (España)
  • Yanina Fantasía, Especialista en Tecnología Educativa, Universidad Nacional de Rosario (Argentina)
  • Nacho Guadix, Responsable de Educación, Unicef (España)
  • Alejandro Pereyras, Profesor de Historia, asesor Plan Ceibal, Santillana (Uruguay)
  • Hugo Rojas, Coordinador STEAM, Municipalidad de Lima (Perú)
  • José María Ruiz, Director del Instituto Público de Educación Secundaria (España)
  • Cecilia Sagol, Coordinadora Centros de Innovación Educ.ar S.E. (Argentina)
  • Ángeles Soletic, Directora del Centro de Innovación en Tecnología y Pedagogía (Argentina)
  • Carola Silvero, Directora técnica operativa del proyecto “Sumá tu escuela” de la Escuela de Robótica de Misiones (Argentina)

Equipo de La escuela que viene: Manuela Lara, Andrea Muñoz, Nilda Palacios, Silvia Perlado, Loli Delgado, Alicia Villas

Anfitriones: Carlos Magro, Iván Matovich, Alfredo Hernando

Facilitadora: Paloma Moruno

Fundación Santillana

Si te ha gustado, ¡ayúdanos a correr la voz!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Posts relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe en tu email un resumen mensual con las últimas novedades del proyecto

Deja un comentario

veinte − 8 =