Algunos aportes para pensar
#laescuelaqueviene

Recuperando la pregunta vinculada al problema o cambio educativo prioritario y las metodologías para avanzar en la escuela que viene, coincido con las cuatro cuestiones cruciales planteadas por los especialistas:

  • el diseño institucional,
  • la formación docente,
  • el enseñar menos y fortalecer el aprender más y
  • la nueva organización de los sistemas educativos.

No obstante, estos cuatro aspectos implican que a su vez pensemos en las condiciones reales del trabajo de los docentes. Esto es, no focalizar únicamente en la formación (ya sea inicial o permanente), sino en promover avances en los aspectos normativos que regulan la actividad docente. Si bien varios países ya poseen leyes que regulan el teletrabajo, la actividad docente no puede ser equiparada a cualquier otro ámbito laboral que se desempeñe con esta modalidad, ya que implica la constitución de un vínculo con otros sujetos, el acompañamiento, la orientación, la guía.

Hace varios años que los campos que estudian la inclusión de las tecnologías en la educación (como la tecnología educativa, la sociología, la comunicación) advierten en torno a la necesidad de desandar o desaprender algunas prácticas instaladas e instituidas en la docencia (presencial) para habilitar otras.

Por lo general, la normativa que regula la actividad está pensada para el trabajo presencial, y las experiencias que se desarrollan -ya sean totalmente virtuales o híbridas-, se encuadran dentro de ellas.

Si una de las decisiones principales que tomarán los distintos países radica en la implementación de un modelo híbrido y definir a la colaboración como eje transversal, sería necesario previamente:

  • Reconocer que las tecnologías ya no tienen únicamente un rol didáctico y que pueden (o deben) ser inherentes a la misma propuesta educativa.
  • Promover el abordaje interdisciplinario de contenidos a partir del trabajo colaborativo entre los docentes, mediante el uso de plataformas virtuales, redes sociales y otros espacios digitales que posibiliten la comunicación y la interacción.
  • Reconocer el saber de los estudiantes en relación con las tecnologías e integrarlo en la elaboración de los proyectos institucionales.

Esto como punto de partida para repensar las prácticas de los docentes de acuerdo a las especificidades del nivel en el que se desempeña (inicial, primaria, secundaria, superior) y la dimensión normativa o administrativa de su actividad, que implica definiciones vinculadas por ejemplo a la carga horaria requerida para su desempeño, contemplando acciones que implican la planificación, la selección y secuenciación de los contenidos, desarrollo de actividades y evaluación; pero también cuánto de presencialidad y cuánto a través de lo virtual se puede llevar a cabo.

Sin embargo, estas revisiones no sólo deben hacerla las y los docentes, sino también quienes se encuentran ocupando espacios de definición de políticas educativas acordes para acompañar y atender las implicancias del modelo híbrido.

 

El relato de una experiencia

En la provincia de Santa Fe (Argentina) se creó en el año 2015 la Escuela de Enseñanza Media para Adultos Nº1330 (en adelante EEMPA 1330), en el marco de un plan de inclusión socioeducativa llamado “Vuelvo a Estudiar”, con el objetivo de restituir el derecho a la educación de todos aquellos jóvenes y adultos santafesinos (mayores de 18 años) que por diversos motivos no pueden acceder, permanecer y egresar del nivel secundario en su formato convencional (presencial).

El Plan “Vuelvo a Estudiar” estuvo vigente desde 2013 hasta 2019, y se constituyó en una de las principales políticas públicas del Ministerio de Educación santafesino a cargo de la Dra. Claudia Balagué, en el marco de la gestión del Gobierno del Frente Progresista Cívico y Social.

Para su implementación se diseñó un curriculum interdisciplinar, modular, de cursado semipresencial, que contempla el uso de una plataforma virtual e instancias de encuentros presenciales entre docentes tutores y estudiantes que residen a lo largo y a lo ancho de la provincia de Santa Fe.

Si bien el plan “Vuelvo a Estudiar” ya no está vigente, la EEMPA 1330 sigue funcionando como escuela, única institución que implementa desde sus inicios un modelo híbrido.

La propuesta educativa se compone de tres Bachilleres: Agro y Ambiente, Economía y Administración y Educación Física.

Cada bachiller está integrado por doce módulos, distribuidos en tres años de cursada. Los dos primeros años comprenden el ciclo de formación básica y es común a los tres bachilleres. Mientras que al llegar al tercer año, los estudiantes optan por una de las orientaciones que contiene módulos específicos (ciclo de formación orientada).

Conforme a los lineamientos curriculares vigentes en Argentina para la Educación a Distancia (EaD) y para la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos (EPJA), al momento de desarrollar la propuesta, la decisión de elaborar una estructura modular implicó un abordaje interdisciplinar donde los diferentes campos disciplinares dialogan e interactúan con sus enfoques (Cullen, 1997) en torno a las situaciones problemáticas y la realización de Proyectos de Acción Sociocomunitarios, a través de los cuales los sujetos llevan a cabo una serie de acciones con las que transforman sus comunidades, a la vez que se transforman a sí mismos.

Actualmente la EEMPA 1330 cuenta con 4000 estudiantes matriculados en aulas virtuales, 1100 egresados y 385 integrantes de su planta escolar compuesta por equipo directivo, coordinaciones, personal administrativo y docentes tutores -quienes recibieron una formación previa que reúne las especificidades de esta escuela-, residentes en las distintas regiones de la provincia de Santa Fe. 

Conforme a los lineamientos de las normativas vigentes en Argentina en materia de Educación a Distancia (Res. CFE 32/07 y 346/18), al momento de presentar las carreras en el Consejo Federal de Educación, en cada aula virtual se matriculan hasta 50 estudiantes, y por definición de la institución, se matriculan entre 4 y 5 docentes tutores, de diferentes disciplinas para que puedan llevar a cabo la propuesta interdisciplinaria.

Para cerrar, se recuperan voces de egresadas y egresados que dan cuenta de sus transformaciones en virtud de la propuesta educativa de la EEMPA 1330:

  • Liliana, una egresada de 70 años, relataba al momento de recibir su diploma: “…significó un cambio rotundo en mi vida, un antes y un después…”.
  • Por su parte, Verónica, ama de casa y egresada de la primera promoción, relataba en 2018: “…tengo hijos en edad escolar, terminando quinto año de secundaria y dicen ‘yo no aprendí así, vos aprendés diferente’, y yo aprendo más, a mi edad yo aprendo para aprender”.
  • Horacio, un chófer de camión egresado de la primera promoción de la EEMPA 1330, relata: “…no estoy en mi casa todos los días; entonces iba haciendo algunas actividades arriba del camión, buscando información, porque tengo una notebook (…) el maestro siempre estaba disponible para nosotros; no lo teníamos presente pero estaba en la plataforma”.

Yanina Fantasía

Si te ha gustado, ¡ayúdanos a correr la voz!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Posts relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe en tu email un resumen mensual con las últimas novedades del proyecto

Deja un comentario

ocho + catorce =