No queremos ir a la escuela, queremos ser la escuela

Una escuela ideal diseñada por y para los estudiantes es una escuela donde el estudiante no es un agente pasivo, sino que su voz importa y tiene mucho que decir. 

 (Curso 2019-2020) Lunes por la mañana, son las ocho y media y acaba de sonar el timbre que indica el comienzo de la clase. Hoy toca clase de lengua castellana y literatura: la obra de Federico García Lorca. Todos los libros encima de los pupitres. El profesor habla, pero pocos escuchan. En una de las mesas una alumna a toda velocidad copia todas y cada una de las palabras del profesor en su hoja, no sabe que está diciendo, solo está copiando y evitando que ninguna palabra se pierda en el aire. A su lado su compañera, que dejó de escuchar al profesor a los diez minutos, está dibujando con su lápiz un retrato del compañero de enfrente, no le falta detalle, se ve que tiene talento. El susodicho retratado se ha quedado dormido, pero no le importa, ya pedirá los apuntes cuando vaya llegando el examen.  

(Curso 2020-2021) Lunes por la mañana, acaba de comenzar la clase online, en una pantalla la imagen de la profesora, alrededor pantallas apagadas con los nombres de sus alumnos. Detrás de las cámaras los estudiantes pasan la hora escuchándola hablar sobre Lorca, mientras ellos están dibujando, mirando por la ventana, desayunando o regañando con su hermano pequeño que está en el otro extremo de la mesa, y en el mejor de los casos, copiando lo que la profesora dice. 

Pasada la clase, el día y el curso, no importa quién es Lorca. Han escuchado lo dictado, lo han copiado y lo han memorizado durante horas para dejarlo escrito en el examen.  Posiblemente solo unos pocos alumnos sean capaces de recordar su nombre unos años después y un número inferior aún disfrutarán algún día de su obra. Memorizar y escribir, no hace falta más. 

¿Es esta la escuela de los estudiantes? En el focus group de Los estudiantes en la escuela que viene profesores y alumnos de España e Iberoamérica hemos tenido la posibilidad de escucharnos tratando llegar a la raíz del problema y buscando alcanzar nuestro deseo en común: una escuela mejor, de y con los estudiantes. 

Los alumnos hemos llegado a una misma orilla: la necesidad de sentirnos partícipes en el proceso de aprendizaje. Necesitamos dar una vuelta de tuerca a la educación y empezar a tener una enseñanza activa. Planteábamos ideas como ofrecer un espacio en el que sean los propios estudiantes quienes diseñen una parte del programa abriendo así la posibilidad de obtener un lado más artístico, tecnológico o innovador de cada materia. Quizás a través de estos medios como estudiantes dejemos de sentir que recibimos una educación obligatoria en la que los contenidos no son más que salvoconductos para obtener un título.

Este planteamiento implica observar las aptitudes de cada alumno. Probemos a desarrollar un estudio personalizado en el que además de los contenidos básicos exista la posibilidad de desarrollar un proyecto individual tutorizado. De este modo, la escuela no implicaría dejar de lado tus intereses, sino profundizar sobre ellos y respaldarlos con la formación básica. Así mismo, implantemos diversos medios de evaluación no dejando que la creatividad, la reflexión o el debate sean aplastados por la memorización. 

Hemos podido comprobar que esta situación no es un problema aislado, sino que atraviesa incluso el Atlántico en ambas direcciones. La pluralidad de voces jóvenes escuchadas por los docentes abre una puerta maravillosa: la de la esperanza del cambio bidireccional. Más aún en un momento en el que la comunidad educativa es fuertemente agitada por la Covid-19, la educación ha de hacerse más fuerte y renacer de sus cenizas. 

No olvidemos que “escuela” procede del término griego σχολή que significa “tiempo libre, ocio, estudio”. De este modo, no podemos dejar que la palabra que nos evoque la escuela sea obligatoriedad. La escuela que viene está en nuestras manos y debemos trabajar juntos en ella. 

Selma Soblechero Rubio

Si te ha gustado, ¡ayúdanos a correr la voz!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Posts relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe en tu email un resumen mensual con las últimas novedades del proyecto

Deja un comentario

1 × 4 =