Lo que nos estáis contando

Es el momento de demostrar la importancia de la informática en la escuela. El ministerio de educación en Colombia, nunca ha sacado los lineamientos de informática ni se ha preocupado en cómo generarlos, a pesar de que es un área obligatoria en la ley general de educación, si revisamos lo que hay son unos lineamientos en tecnología e informática que se centran en solo conceptos técnicos y tecnológicos pero nada que ver con conceptos de informática ni al desarrollo de competencias digitales en el aula. Muchas instituciones se centraron en que como los chicos son “nativos digitales” para qué enseñar conceptos informáticos. Sin embargo, al tener que demostrar su habilidad en el manejo del computador con el uso de herramientas informáticas, se quedan cortos, les falta desarrollar las habilidades y dentro de ellas el pensamiento computacional para demostrar ser competente digitalmente.

Por otra parte, los docentes no estaban preparados, ni los estudiantes y mucho menos los padres, para enfrentar este reto y les “tocó” comenzar a “cacharrear”, a mirar tutoriales y a demostrar que la tecnología no es sólo el manejo de dispositivos móviles ni redes sociales, sino que también es el conjunto de recursos, herramientas de hardware y software para dar solución a un problema.

Viene un reto grande para nuestra Colombia en educación y es la integración del Ministerio de las TIC con el Ministerio de Educación, de manera que proyecten la educación desde la conectividad y se amplíen redes de comunicación internet y wifi, más recursos tecnológicos, informáticos y digitales para los colegios, donde se dé el intercambio de culturas. Así las clases virtuales se fortalecerán con redes de otras instituciones y de otros países. Los contenidos digitales son recursos fundamentales, pero también tenemos que hablar de habilidades como desarrollo de la creatividad. El constructivismo pasa a ser la base para nuevos enfoques pedagógicos como las pedagogías emergentes y pedagogías de la conectividad, donde la base fundamental son las TIC.

Este 2020 es muestra de la verdadera transformación de la educación del siglo XXI, iniciamos una nueva corriente pedagógica que hace historia.»

Sandra Quintero Sandoval

Coordinadora de Tecnología del Colegio Superior Americano de la ciudad de Bogotá

Colombia

Como docentes no estábamos preparados en lo digital para afrontar este cambio, y el gobierno mucho menos, así que las instituciones están desamparadas por el estado sin dotación tecnológica ni protocolos para afrontar este reto del coronavirus.
El quehacer docente se fraccionó de lo presencial a la distancia y los padres pasaron a ser los docentes, usurpando nuestro rol, al tiempo que aparece un gobierno más dictador y explotador de los derechos laborales."
Sergio Staling Díaz Rodríguez

Colegio Integrado Puerto Parra

Colombia

Hola todos, qué bello poder compartir con cada uno de ustedes nuestras experiencias. Soy docente de básica primaria, a mi cargo tengo la carga académica de matemáticas y geometría, español con plan lector y comprensión lectora, artes, gestión empresarial, física y química para grado 4° y 5°. Qué locura… tantas asignaturas, mil y una piruetas para poder trabajar cada desafío, ¿cómo lo voy hacer?, para después diseñar una estrategia lo suficientemente atractiva para estudiantes y padres, seguido de la caracterización de los estudiantes que tenían la posibilidad de conectarse, si tenían los medios como un computador, celular y demás con internet, saber si estaban solos o acompañados para guiarles en su trabajo… pasar la propuesta de trabajo a las directivos… .y a esto sobrevivir a la ansiedad, miedo y confusión que genera pasar de una semana agradable, con sus estudiantes y familias a una pandemia. No hay un manual para salir adelante en estas circunstancias. Todo esto al mismo tiempo que intentamos interactuar con nuevas metodologías, aplicaciones, herramientas digitales que en un momento parecían lejanas y hasta, por qué no decirlo, innecesarias. Pero con el pasar de los días todos estos sentimientos me arrojaron a salir adelante y sacar adelante a mis estudiantes, mis pollos como les digo. Para ello creé clases interactivas donde me he convertido el mimo, payaso, narrador deportivo, hada, bruja, en definitiva, una más de ellos para poder interactuar de forma más empática, escuchando cada día sus pensamientos, y atendiendo sus preguntas así no fueran del tema. Pero también ver películas y reírnos de las mismas, convertir mi hogar en mi nueva aula digital, hacer de mi familia mi equipo de trabajo, porque han sido mi gran apoyo. Hoy sé que falta camino por recorrer, pero mi mayor experiencia ha sido acercarme más a mi familia, a mis estudiantes ("mis pollos") y conocerlos de verdad, conocer las familias de mis chiquis que son mundos diferentes y ser más empática entre lo que cada uno de ellos y siente. Gracias."
Jennifer Marcela Jiménez Becerra

Coordinadora. Colegio Instituto Galileo

Colombia

En Colombia esta pandemia deja al descubierto principalmente dos carencias: la primera, la escasez de equipos y de conectividad en más del 70% de la población escolar oficial; la segunda, la escasez de docentes preparados pedagógicamente para asumir la formación a distancia desde la virtualidad.

Los cambios educativos prioritarios para asegurar el derecho a la educación de millones de estudiantes alrededor del mundo son:

  1. La necesidad de fortalecer desde la educación la inteligencia emocional comprometida en la formación de una nueva humanidad con valores centrados en la inclusión, solidaridad, la responsabilidad y el respeto.
  2. Cambios pedagógicos y didácticos: la necesidad de una didáctica digital para el nivel infantil escolar, de tipo mixta, que involucre a los padres de familia en todo el proceso.
  3. Necesidad de innovar superando la educación tradicional fragmentaria, sin sentido, centrada en el abordaje reduccionista de las ciencias.

Las posibilidades que ofrece la tecnología para educar en el distanciamiento social son amplias y variadas, pero requieren de docentes que las implementen estratégicamente dentro de modelos pedagógicos pertinentes para lograr en los estudiante el desarrollo de sus competencias y habilidades.

Las limitaciones de la tecnología para educar en el distanciamiento social son de orden económico. Los recursos tecnológicos deberían ser propiedad de la humanidad y no estar regidos por las reglas del mercado y del consumo

En Colombia es necesario empoderar a docentes, a estudiantes y a sus familias, para sacarlos del mar de justificaciones en las que algunos están sumergidos, resguardados en sus zonas de confort, esperando a que esta situación pase para volver a la normalidad de una educación tradicional sin sentido.»

María Rueda

Docente

COLOMBIA

Al respecto de la pandemia y, por ende, del aislamiento social, la escuela que viene tendrá que ser una escuela pensada en el ser, pensada en la construcción de sociedad. Los docentes tendrán que hacer verdaderos cambios en sus currículos, en donde la transmisión de contenidos, que en la actualidad, es lo importante, en la mayoría de los casos, a pensar en currículos significativos. Lo importante en adelante será formar ciudadanos, ciudadanos que desarrollen competencias tanto personales, como sociales y así, en los diferentes contextos en los que se desarrollen."
Flor María Guerra Valderrama

Docente

COLOMBIA

Represento a una institución educativa privada de estratos 2 y 3 del municipio de Riosucio Caldas, donde sí están claras las falencias del sistema a nivel nacional, pero donde también vimos la oportunidad de crear un apoyo en la tecnología para todos. Si bien ésta no reemplaza a los maestros, es la única alternativa que tuvimos y tenemos de acercar a los maestros a los hogares del municipio. Lo primero es la creación de una página web donde están todos los salones, niños y maestros, desde la cual dan clases, evalúan o interactúan, permitiendo verse en línea y no perder el contacto. Al mismo tiempo visitamos algunos hogares llevando el aula a los hogares a niños con necesidades educativas o bien como aula hospitalaria a aquellos que tienen enfermedades de base. Para nosotros es una oportunidad de crecer como colegio, como familia liceísta y como entorno educativo altamente cualificado."
America Castillo Bolibar

RECTORA COLEGIO

COLOMBIA

La actual situación de pandemia mostró unos retos que tienen varias aristas.

  1. Solamente aquellos colegios llamados internacionales y del sector privado con una estructura organizativa sólida han podido afrontar los retos de una virtualización de mediana a alta competitividad.
  2. El sector oficial ha mostrado dolorosas grietas en financiación, implementación, instrumentalización y capacitación. No basta con asignar una dirección de correo electrónico.
  3. Estudiantes, padres de familia y docentes son nativos navegadores en redes sociales, no en plataformas, aplicativos, herramientas ni virtualidad.
  4. Hay una férrea negación a buscar alternativas distintas a la escuela magistral. Los padres y docentes reclaman el aula, el tablero y la evaluación estandarizada.»

Óscar Miranda

Colegio Orlando Fals Borda

COLOMBIA

Esta es una oportunidad para desarrollar y desplegar todos nuestros sentidos en el momento de compartir lo que buscamos transmitir a los que están del otro lado de la conversación, on line. Hemos de buscar por todos los medios cómo humanizar ese encuentro pactado con un ID y contraseña.
Sin duda es complejo poder escuchar al otro, al alumno, en este contexto donde la clase se imparte online. Alumno que, en muchas ocasiones, está con miedo (imagino) y se esconde detrás de un rectángulo gris donde se posiciona su nombre pero no puedo observar sus gestos y completar la escucha.
Aprovecho para darles las gracias por todo lo que nos regalan. ¡Abrazo gigante!"
Polina Varrenti

Docente en una Escuela Secundaria en el nivel superior especialidad

argentina

Hola, buenas noches. Soy maestra de profesión y ser mami me ha hecho ver que es por vocación absoluta. Llevo muchos años dedicándome al acompañamiento en el primer ciclo de infantil, en la edad de dos-tres años, una edad fantástica pero llena de cambios y de consolidación de una personalidad que les lleva a un futuro próximo lleno de incertidumbre, toma d decisiones, valentía, autoconcepto, creatividad en toda la extensión de la palabra. Este confinamiento nos ha demostrado la poca importancia que le han dado a esta etapa tan emocional y emocionante.
Nos basamos constantemente en los conocimientos que un niño ha adquirido pero ¿y las capacidades?, ¿y el ser uno mismo con todo lo que conlleva esto?, ¿y el acompañamiento y el juego y la libertad y la escucha y la mirada y el abrazo?, ¿ y el proceso? ¿Todo esto cómo puede tele acompañarse?
Creo en una escuela donde maestro, familia y niño construyen juntos un proceso, estrechan opiniones y críticas, y forman parte de un proyecto común basándose en aspectos que las nuevas tecnologías no pueden aportar de la misma manera. Los gestos, el movimiento, la esencia de uno mismo solo pueden transmitirse con el contacto de los seres que lo componen."
Ruth Cortés Manzanares

Maestra de primer ciclo de infantil y psicopedagoga

ESpaña

El impacto de la pandemia es muy diferente en cada región, e incluso en cada institución del país. Para todos es una pérdida muy grande la falta de la presencialidad, pero, para muchos, también significa un obstáculo que prácticamente imposibilita el aprendizaje Más allá de esta situación, los trabajos a través de plataformas demostraron que éstas aportan mucho a la educación, que dan lugar a la utilización de diferentes recursos que extienden los aprendizajes más allá del aula (videos, juegos, presentaciones, etc.)
Sería bueno que las instituciones conservarán este formato de clases y que se utilizarán para reforzar las actividades áulicas futuras."
Geraldina Fischer

Profesora para la Enseñanza Primaria y Licenciada en Educación

Argentina

Escuchando este debate a cuatro voces sobre el futuro de la escuela al claroscuro de este escenario de confinamiento, me gustaría compartir algunas reflexiones que son en el fondo preguntas abiertas, preocupaciones sin una respuesta clarividente, que requieren del arbitrio de voluntades diversas y mucha paciencia.
La primera. ¿Es realmente posible un desarrollo de una escuela digitalizada sin agrandar aún más la brecha social y económica? Este confinamiento no ha hecho sino confirmar que no solo no estábamos preparados para enseñar y aprender de forma no presencial al 100%, improvisada y distópica -¡y quién lo está!, sino también que este modelo deja fuera del aprendizaje a los alumnos de familias en situación de vulnerabilidad, un sector de población que a la luz de la crisis económica que se avecina será aún más elevado. No puede darse una innovación digital en la escuela sin hacerlo de forma inclusiva, asegurando la posibilidad de que todos y cada uno puedan aprender de esa forma. Esta correlación entre innovación educativa e inclusión es algo que las empresas interesadas en una pronta implementación obvian, más aún sabiendo que esas familias no son potenciales clientes. Es comprensible que estas empresas interpreten este escenario de confinamiento como una oportunidad para vender su producto, pero la escuela pública debe hacerlo siempre y cuando se asegure una plena inclusión y no una educación a dos velocidades, que acelere la brecha digital que mañana, para niños convertidos en adultos, lo será también desde la perspectiva laboral. Sin inclusión no puede haber innovación digital. Y de no haberla debemos desacelerar y reflexionar si los modelos implantados son realmente integradores o tan solo nos conducen a una escuela que, más allá de los eslóganes promocionales de la institución educativa, favorecen la segregación y la brecha económica en nuestro país.
La segunda. Cualquier docente que haya intentado innovar a través de herramientas digitales sabe que la dotación ha ido a una velocidad mucho más rápida que la transformación estructural del sistema educativo en lo referente a metodologías de trabajo y formas de evaluación. La idea de que las herramientas digitales sólo son repositorios de contenidos para uso pasivo por parte del alumno ha protagonizado la vida de las escuelas en la última década. Así, gadgets y aplicaciones han sido usadas para que el alumno rellene huecos, conteste la pregunta correcta o lea y vea para después contestar preguntas cerradas o semicerradas. Todo menos un uso activo y creativo de las mismas. ¿Y por qué? Porque solo han cambiado los medios, no las preguntas esenciales acerca de qué y cómo enseñar. La pedagogía heredada se mantiene intacta. Vino viejo en odres nuevos. Mera apariencia de cambio, A esto hay que sumar una divinización de la revolución digital de la escuela, fácilmente vendible por la clase política ante la opinión pública y un sustancioso negocio para las empresas del ramo. Vamos muy rápido y no pensamos a largo plazo. Compramos el coche antes de saber conducir.
Estos dos retos, inclusión y transformación estructural de la educación (metodológica y evaluativa), debieran protagonizar la agenda de nuestro ministerio y consejerías de educación. No ahora, hace tiempo. Sin embargo, ya empezamos a ver los estragos que sobre la ciudadanía tiene esta digitalización, obviando a la población precarizada. Hasta ayer los móviles en las aulas eran el enemigo, hoy son la única herramienta para quienes no tienen medios. A esto hay que sumar que el modelo de elección de centros aún está en manos de la todopoderosa decisión de las familias, sin incluir medidas de que aseguren la inclusión en la diversidad y limiten la posibilidad de crear centros-gueto.
No puede haber una verdadera transformación de la escuela sin inclusión y creatividad.
Es por eso que discrepo del optimismo manifestado por el moderador acerca de las herramientas utilizadas durante el confinamiento. La mayor parte del profesorado, innovara o no antes de este sinsentido, no desea usarlas de esta forma, meramente adaptativa, en condiciones desquiciantes. Este confinamiento no ha demostrado lo necesarias que son las TICs, sino la importancia de la cercanía docente-alumno. Pregunten a cualquier docente. Lo que echábamos de menos es el contacto, la relación, enseñar y educar desde la proximidad, más necesario aún cuanto menores recursos tienen los alumnos."
Ramón Besonías Román

Docente en el IES San José de Badajoz

España

Nada va a ser igual a partir de ahora. Son, quizás, las palabras más repetidas en estos últimos tiempos o la idea recurrente en nuestras conversaciones. Más allá de las dramáticas cifras de fallecidos e infectados, de los efectos del confinamiento masivo nunca imaginado, de la cita diaria en los balcones, de aventurar las causas del desastre, de la crítica a la gestión política, de la incertidumbre de saber cuándo acabará todo esto… Lo más angustioso son las preguntas sobre cómo será el día después, qué nos habremos dejado por el camino, en definitiva, qué mundo nos espera en el porvenir inmediato: ¿Nos sentiremos más frágiles y vulnerables a partir de esta experiencia, menos ciudadanos, más individuos, menos europeos, más españoles? ¿Volveremos a entender fenómenos sociales como la globalización, la solidaridad, la equidad, por poner algunos ejemplos, como hasta ahora? ¿Descubriremos la necesidad de lo colectivo, de lo público, de las ventajas de alimentar un sólido Estado de bienestar o nos refugiaremos en una privacidad cada vez más insularizada? Lo cierto es que no vamos a volver a la casilla de salida. Nada, nada va a ser igual a partir de ahora.
El mundo educativo, igualmente, deberá repensar sus ejes de actuación desde un relato pedagógico renovado. No pretendemos aquí agotar una temática que nos ocupará durante un tiempo -más allá de dar respuesta a un final de curso completamente anómalo-, pero conscientes de que el futuro no solo se imagina, sino que se construye desde el presente, lo construimos entre todos, me atrevo a aventurar alguna reflexión que colabore a diseñar el porvenir que nos espera. Los límites espaciales de este artículo nos exigen centrar la síntesis en tres aspectos vitales: qué enseñamos, cómo lo hacemos y, lo más importante, para qué educamos.
Si hace algunos años habíamos apostado por el modelo de enseñar por competencias, entendiendo que los conocimientos tenían un carácter necesariamente perecedero y no podíamos aspirar a ofrecer a nuestros estudiantes todos los contenidos necesarios para abordar cualquier contingencia, por lo que era preciso dotarles de habilidades y actitudes que facilitaran el aprendizaje a lo largo de la vida, la actualidad nos ha confirmado dicho modelo. Consolidar competencias de aprendizaje autónomo, de aprender a aprender y a desaprender, de innovación, creatividad, liderazgo, implicación en el trabajo colaborativo, compromiso con la transformación social, apuesta por la equidad, entre otras, son habilidades y actitudes con las que deberemos equipar a los estudiantes. La escuela, nuestros centros docentes, con los equipos directivos a la vanguardia, en el marco de su autonomía pedagógica, deben convertirse en talleres experienciales para el aprendizaje de estos valores y facilitar la capacidad de convertir las amenazas en oportunidades de mejora. En este reimaginar la vuelta a la normalidad, hay otro aprendizaje que debe asumirse de manera definitiva, vinculado -en este caso- al cómo aprendemos: lo analógico y lo digital han quedado fusionados, cuando menos, en un solo mundo; no podemos renunciar al valor de la virtualidad en el ámbito educativo. Si cambiamos la forma en que trabajamos, en que sentimos, en que vivimos, deberemos cambiar la forma en que aprendemos. No se trata de renunciar al contacto físico de aula, ni trasladar lo presencial al escenario online, escondiendo nuestras inercias docentes bajo la pátina de la modernidad tecnológica. Debemos repensar la totalidad de los diseños curriculares con códigos digitales: no basta, simplemente, con incorporar las herramientas tecnológicas a la docencia para consumir conocimiento, es necesario rediseñar la docencia con el auxilio del mundo virtual, enriquecer el conocimiento y reconstruir las experiencias de aprendizaje. Las competencias digitales, aún en una situación de normalidad presencial, van a consolidarse -sino lo habían hecho ya- como elementos básicos del escenario educativo. Y esto no significa una rendición a la máquina, sino apostar por hacer más tecnológico al humano (profesorado y estudiantes) y más humana la tecnología (metodologías innovadoras que acompañen a las plataformas virtuales).
Finalmente, aunque quizás debiera ser lo primero, habrá que repensar el “para qué” educamos, el propósito nuclear de la educación. Reforzar la idea de que la educación debe ser un instrumento al servicio de la convivencia democrática y la construcción de una ciudadanía provista de valores cívicos y de competencias para su libre ejercicio, debe constituirse en el eje axial de la tarea educativa. No significa, para nada, la renuncia a la transmisión del saber o al esfuerzo del estudiante para adquirir un sólido nivel de conocimientos, como han intentado hacer ver algunas teorías antipedagógicas, pero resulta una evidencia que deberemos entender la escuela del mañana como un recurso para la promoción de la solidaridad, la paz, la sostenibilidad, la equidad, la tolerancia, el diálogo, la resiliencia, la capacidad de empatía, la gestión emocional…en definitiva, para descubrir la necesidad del otro, para cultivar una nueva humanidad en un mundo incierto. No debemos olvidar que el estudiante, el docente, toda la comunidad educativa, antes que nada son personas, seres humanos que sienten, se emocionan, sufren, padecen, perciben su vulnerabilidad, han visto truncada su afectividad, conviven en condiciones deficientes, sufrirán las consecuencias de una crisis económica devastadora, por ello precisan no solo flexibilidad académica, que también, sino refuerzo personal y esperanza emocional. Transmitir el saber y enseñar para “ganarse la vida”, seguirá siendo una función imprescindible en el futuro escolar inmediato, pero educar para “entender la vida” en un mundo en permanente cambio, algo ineludible."
Ramón López Martín

Catedrático de Teoría e Historia de la Educación

España

Desde Mendoza, Argentina , perteneciente a una escuela rural- marginal, nos hemos transformado, hemos dado respuestas conforme a las necesidades de los estudiantes, visualizando este tiempo como una REVOLUCIÓN Y una OPORTUNIDAD. Revolucionamos los contenidos, fuimos capaces de crear un sistema educativo digital en horas, con los recursos que podíamos. Una oportunidad para revalorizar el rol del docente y de la escuela. Capaces de dar respuestas creativas en una situación impensada."
Claudia Susana Basilea

PROFESORA DE NIVEL PRIMARIO

Argentina

¡Qué lindo escucharles! ¡Qué tranquilizador! No saben cuánto, pero cuánto, necesitaba sentirme así de acompañada y nutrirme de sus miradas, de sus reflexiones, de sus aportes y de sus propuestas. Pienso en cómo esos casi milagros de la tecnología nos permiten acortar distancias y confluir en un mismo momento miles de personas de distintos lugares del mundo, para hablar de lo que nos pasa con nuestro rol y nuestro trabajo en esta época de caminar sobre arenas movedizas. Después de eso me permití crear, pensar unas nuevas propuestas, pero, sobre todo, y lo más importante, me permití luego de escucharles, entusiasmarme. Me aferré a ese entusiasmo que sentí otra vez y que siento cada vez que pienso un proyecto educativo. Ustedes me trajeron nuevamente a ese momento de imaginar, de volar, de crear, de sentir esa alegría de comenzar a buscar y explorar para poner en acto. Llamé a mis colegas, - aquellos con los que trabajo - y ahí comienza el contagio, ese lindo contagio de entusiasmo en el que pensamos juntos estrategias y proyectos. Ahora nos espera un tiempo de "jugar" para encontrarnos con nuestros y nuestras estudiantes en esta escuela que se viene. Y en eso, sus voces han sido un verdadero regalo. ¡Mil gracias por compartirlas!"
Lorena Fernández

 profesora de lengua y literatura en tres escuelas públicas

Argentina

De mi experiencia en este tiempo destacaría cuatro cosas:
1. La necesidad de trabajar actividades diferentes, reflexivas, a partir de la situación que estábamos viviendo. Actividades que yo he llamado de "MetaVida". Compartir sobre que nos supone estar confinadas, sobre la sensación de soledad, sin poder ver a familiares y amigos, motivos de esperanza.. Estas actividades han ido a mejor a medida que avanzaba el confinamiento. De hecho, cuando menos motivación veía en los rostros de las alumnas (para ellas esto ha sido muy duro...) las reflexiones eran de más calidad.
2. La sorpresa ante el trabajo de algunas alumnas que ha mejorado mucho. Estas alumnas son jóvenes más tímidas, con una baja autoestima, que tienden a compararse con las demás personas y sintiéndose que lo hacen peor. En esta situación, trabajando solas, sin esa presión comparativa del aula, han ido trabajando puntualmente y mejor de lo que lo habían hecho en el aula. El aula todavía es un espacio de comparación y el trabajo cooperativo todavía es una herramienta que evidencia más las diferencias que iguala.
3. La "dureza" de algunas situaciones familiares: al tener videoclases ha sido una forma de entrar en sus casas y ver así situaciones complicadas, no de violencia o de maltrato (eso no se percibía) pero sí de ambientes difíciles (personas eructando de fondo en una casa, poca intimidad...). Esto se mitiga la escuela presencial.
4. Constatar que, en algunos casos, no hay cambio en el profesorado, si el profesorado pone su fuerza en el contenido lo sigue poniendo en esta situación y no hay más. Creo que es necesario un cambio de mentalidad en la profesión ya que el que da contenidos ha tenido menos problemas que el que quiere trabajar de manera más transversal. La estructura no hace cambiar el paradigma educativo, creo que el paradigma educativo es el que puede modificar la estructura.
Gracias por darnos voz en este espacio."
Jesús Barrientos González

profesor de Formación Profesional 

España

Es muy bueno este espacio de reflexión que programa Fundación Santillana. Muchas gracias a quienes soñaron el proyecto y a quienes lo ponen en marcha. Felicitaciones. Las temáticas y los expertos dan en el punto de los interrogantes que están en la mesa. Están apuntando a miradas claves que ponen en marcha el horizonte de esta misión en la sociedad y parten de la realidad que cada día nos hace pensar la necesidad de responder a ella en profundidad. También las cuestiones que es preciso abordar. Anima a quienes nos sentimos profundamente comprometidos (también apasionados) con una educación pertinente, pero sobre todo, respondiente al ser humano y humanidad que anhelamos construir. Mirar al sujeto-niño y al sujeto-maestro con las dinámicas que entraña cada uno es otra necesidad clave."
Isabel García de la Parte

Rectora Colegio del Santo Ángel

Colombia

Hola. Aprovecho la oportunidad de opinar en este espacio para transmitir mi experiencia profesional. Durante los muchos años de trabajo enseñando a niños con retraso grave del lenguaje y en particular con diagnóstico de Trastorno del Espectro del Autismo, he observado cómo es posible que el aprendizaje les permita adquirir habilidades más complejas en función de las tácticas de enseñanza que seleccionemos los profesionales. De esta forma, la educación actual debería estar fundamentada en lo que se haya demostrado como mejores tácticas basadas en la evidencia. En particular, los alumnos con diagnóstico de autismo podrán alcanzar grandes avances en su aprendizaje si toda la comunidad educativa adopta una perspectiva basada en la ciencia y no en metodologías de moda o con nula o escaso fundamento científico.
Es nuestra responsabilidad como profesionales de la educación, establecer las mejores condiciones de enseñanza y al mismo tiempo animar y exigir a los responsables de la administración, para que se adopten medidas de eficacia para todo el alumnado en riesgo de inclusión por su retraso en el lenguaje."
José Julio Carnerero

Doctor en Psicología. 

España

Participar de estos encuentros me ha permitido revisar mi tarea como Director y Docente. Hace tiempo que venía "sufriendo lo escolar", Trabajar bajo un sistema basado en lo burocrático, donde responderle era la consigna, me estaba desgastando la pasión, cuando en realidad lo que quiero y deseo es responder al niño niña que espera de mi; palabras, gestos, enseñanzas, atención, cuidado, para transitar su trayectoria y llegar a un desarrollo pleno de sus capacidades y emociones.
El mundo se paró. La escuela se corrió de escena y las más variadas situaciones se hicieron visibles, afloraron, salieron a la luz. Conflictos de familias, analfabetismo, desigualdades sociales, brechas tecnológicas, crisis económicas. Fue entonces cuando terminé de asimilar la HETEROGENEIDAD, ya no como concepto, sino como un eje vertebrador de la tarea docente que se viene. porque si la idea es CUIDAR al niño/niña, la tarea deberá ser responder a lo que él/ella necesita. Ese es para mí el sentido de la escuela.
No será un camino fácil, las estructuras son demasiado rígidas para que los cambios se vean en un corto plazo, pero al menos démonos la OPORTUNIDAD de comenzar a transitarlo. ¡¡¡GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD!!!"
Sonia Mussano

DIRECTOR Y DOCENTE DE LA ESCUELA RURAL GABRIELA MISTRAL

Argentina

Mi experiencia como docente del sector público en un municipio del Tolima, donde gran parte de los estudiantes son de la zona rural, es que en pleno siglo XXI no se cuenta con los recursos tecnológicos necesarios y mucho menos conectividad en las instituciones educativas. Las familias, que son de muy muy escasos recursos y envían a sus hijos en ocasiones sin desayunar, no pueden adquirir dispositivos tecnológicos que les permitan comunicarse y trabajar desde casa. Considero que una solución rápida sería que se dotara a las instituciones con los equipos necesarios y una buena conectividad además de todos los elementos de bioseguridad para el regreso con alternancia de los estudiantes. Si los estudiantes cuentan con esos elementos los docentes estamos capacitados para manejar la virtualidad como una herramienta pedagógica."
Gloria Inés Moreno Gordillo

Sector público zona rural

Colombia

La pandemia ha sido la crisis que ha generado un cambio de la dinámica tradicional del aula a una dinámica en la cual se considera aula cualquier espacio. Las instituciones y, por ende, los docentes tuvimos un cambio drástico al pasar del tablero y la tiza a una escuela digital, pero al hacer el cambio nos encontramos que muchos de nosotros reacios a la tecnología tuvimos que en una semana hacer que de pronto hasta nuestros hijos nos asesoraran. También este cambio nos mostró la gran desigualdad que aún persiste en nuestro país. Mientras en la zona urbana la gran mayoría de los alumnos cuentan con los elementos tecnológicos requeridos y con la conectividad, en la escuela rural la gran mayoría carece de estos elementos y lo que es peor aún de la conectividad."
Lestilia Hernández Olivero

INSTITUCIÓN EDUCATIVA MAURICIO NELSON VISBAL

Colombia

 ¿Qué reveló o dejó al descubierto la pandemia en relación a la educación digital?

  • La brecha social, que excluye, clasifica y segmenta a la población

¿Qué dimensiones y qué cambios educativos son prioritarios para asegurar el derecho a la educación de millones de estudiantes alrededor del mundo

  • Dimensiones
    • Promover la paz y la confianza para reforzar las cohesión social.
  • Cambios educativos
    • Acciones concertadas.
    • Enfoque de equidad.
    • Cierre de la brecha digital (Conectividad e Infraestructura tecnológica)
    • Aumentar programas sociales y económicos para los más necesitados y que beneficie a todos (Protección humanitaria).
    • Fortalecer el desarrollo de las MIPYMES y trabajadores del sector informal.

¿Cuáles son las posibilidades y limitaciones que ves en la tecnología para educar en el distanciamiento social?

  • Posibilidades
    • Acabar con los paradigmas, por lo cual es fundamental: Desaprender para aprender.
    • Diseñar ambientes virtuales de aprendizaje: motivadores, instructivos, modelizadores, lúdicos y cognoscitivos.
    • Proponer a los diferentes proveedores de servicio de internet, brindar a los estudiantes planes que permitan un ancho de banda robusta y con bajos costos.
    • Proponer a los diferentes proveedores de equipos tecnológicos, brindar a los estudiantes equipos con bajos costos y facilidades de pago.
    • Generar espacios reales donde se aprenden y practican competencias para la convivencia, el respeto y la defensa de los derechos humanos y el ejercicio de la pluralidad.
    • Fortalecer la capacitación y cualificación docente en el manejo de herramientas.
    • Permitir a los docentes contar con los programas o herramientas para poder planear sus ambientes virtuales de aprendizaje.
  • Limitaciones
    • Acceder en cualquier momento (asincrónico) permite que puedan dejar para el final, y no se estudia.
    • No separar la vida académica de la personal, y esto puede hacer que se olvide de atender a la familia como se debe.
    • Brecha en la relación estudiante-docente, rompe lazos humanos afectivos y fraternos.
    • Debilidades en el diseño del material de estudio.
    • Ausencia de acompañamiento de algunos encuentros presenciales.»

Carlos Eduardo Vaquero Feria

FUNDACIÓN EDARTES

 Colombia

Lo que la pandemia dejó al descubierto, en relación con educación digital, fueron las falencias de conectividad real que tenía la población estudiantil, pues su conectividad y manejo de nuevas TIC no iba más allá de redes sociales. Nuestros nativos digitales son personas súper permeables para trabajar con TIC, pero no tienen la necesidad y todavía no la sienten. La educación a distancia maneja un tiempo diferente, unos plazos diferentes y da a los encuentros sincrónicos una importancia que hace y exige que el maestro transforme su encuentro con estudiantes y dé el valor que se merece ese tiempo más corto y eficiente . Sin embargo, el distanciamiento social que genera esta educación es en sí mismo una forma de aislamiento que los estudiantes pueden sufrir, pues también es importante que los chicos se vean, hablen en clase, chismoseen, vivan el momento social tan importante para ellos y para su crecimiento."

Docente de Educación Pública

 Colombia

La escuela digital ha dejado ver la necesidad de formar en libertad, donde la privacidad no nos quite la responsabilidad. Educar en ética.
Las excusas, las justificaciones y las faltas a la verdad están de moda: "Tengo mala conectividad, no tengo herramientas, no hay luz eléctrica, tengo dolor de cabeza, estoy cansado de los ojos, no me sirve la cámara, etc.” Vivir estas escenas no nos debe llevar a pensar que la virtualidad o la educación digital no sirve. Nos debe llevar a reflexionar en que ante cualquier situación lo que prevalece es la formación ética y consciente que permitirá al hombre reconstruir con contexto, con respeto y por sí mismo, y a aportar para el renacer de una sociedad de la que él hace parte.

Instituto Técnico y Académico Scout José Martí

 Colombia

¿Realmente una Escuela es un lugar delimitado por cuatro muros? Más bien considero que se puede crear Escuela en cualquier lugar, el requisito debería ser un desarrollo integral de los implicados en ese proceso, que tengan un papel protagonista y en el que las pasiones guíen el proceso de enseñanza-aprendizaje y conviertan la Escuela “en un lugar de encuentro de emociones y conocimientos”. Por tanto, pienso que hay Escuelas físicas que sólo llevan el nombre y Escuelas que sin tener espacios físicos, reúnen las características para llamarlas Escuelas. Con esta COVID19 se habla de contenidos, pero ¿realmente esto es lo que define una Escuela?, ¿se puede crear Escuela en los hogares?
Desde la COVID19, nos hemos reunido un grupo de innovadores a nivel nacional y hemos creado una WEB: conectando Escuelas con Creatividad. En ella podemos encontrar La Ventana a la Esperanza, con proyectos contextualizados a la situación que estamos viviendo y Proyectos Apasionantes que crean Escuela."

doctora en psicopedagogía y orientadora en un centro de secundaria

ESpaña

Hagamos "zoom" en la formación docente.
La tecnología siempre existió como herramienta pedagógica, que nos desafiaba a variar la didáctica, articular con el contenido y nos invitaba a investigar y capacitarnos. Pero por miedo a salir de nuestra zona de confort, dejábamos de lado la tecnología. La veíamos como "una opción" lejana y alejada de la práctica docente. Primero llegaron los celulares en las aulas y eso molestaba. Se generaron debates y no quedó otra que adaptarnos. El "afuera" traspasó las paredes del aula y algo cambió. Algunos docentes más abiertos se animaron al uso del celular como herramienta de clase, otros no.
Con la llegada de la COVID19 la tecnología nos atravesó por completo, a todos por igual. Hay que seguir con "la continuidad pedagógica" y eso nos desafió a mostrarnos dónde usar las TIC, ahora no como herramienta sino como puente de esa continuidad. Porque prioridad es que los estudiantes aprendan desde el contenido y la contención. Es por eso que los docentes debemos hacer "Zoom" en nuestra práctica."
Brenda Martínez

profesora de Economía en nivel secundario y superior

Argentina

Tengo dos pensamientos encontrados: como docente espero que la brecha tecnológica sea cada vez menor. En la universidad observo muchos estudiantes que aún no poseen una infraestructura para poder trabajar de manera virtual, además, muchos docentes sin distinción etaria, no buscan un acercamiento real y hasta obstaculizan a pares para trabajar en estas instancias de pandemia. Por otro lado, como madre de niños en edad escolar, observo que el uso de tecnologías hace más atractivo y motivador el aprendizaje y me "hace ruido" qué pasará luego, a la vuelta de esa presencialidad: ¿volverán a esas clases tradicionales? Y si no es así, la escuela, ¿cómo será? Gracias."
Teresa Espinosa

Docente universitaria

Argentina

Buenas tardes:
Mi nombre es Leandro Saavedra y participo actualmente como asesor pedagógico en una escuela secundaria de la ciudad de Resistencia Argentina.
La crisis que estamos viviendo es una experiencia inédita que nos invita a repensar la escuela.
Hemos implementado diferentes estrategias de acompañamiento online y acercamiento a las trayectorias educativas, teniendo en cuenta las realidades del contexto social y sanitario.
Como licenciado en Ciencias de la Educación y especialista en trayectos formativos. Tesis de licenciatura me gustaría ser parte de los ciclos de reflexión.
Un gran abrazo y estamos en contacto."
Alejandro Saavedra

Técnico-pedagógico

Argentina

Soy editora y co-fundadora de tramared.com, un espacio que se enriquece en el intercambio. Es un espacio que se centra en el diálogo y compromiso con referentes de la educación. Estoy interesada en participar de los encuentros de reflexión para trabajar en propuestas pedagógicas que fortalezcan a la escuela. Desde ya muchas gracias y los invito a conocer mi sitio tramared.com. Saludos y muchas gracias."
Mariana Schenone

Revista académica online que se articula con encuentros de intercambio

Argentina

Buenas. Desde el 2 de marzo de este año 2020 estoy como subregente del Nivel Primario en el Instituto Superior de Formación Docente "Félix Atilio Cabrera" del barrio Don Bosco de la ciudad Formosa, capital de la Provincia del mismo nombre.
Antes de que se iniciara el aislamiento, conjuntamente con la Regente, decidimos armar grupos con padres referentes para que ellos sean los canales de comunicación entre los demás padres de grados y secciones. Y ellos, a través del WhatsApp, reciben en pdf las propuestas de trabajos, una vez que la conducción los aprobó. Somos una institución con una matrícula de 500 estudiantes. Secciones A, B y C. Tres primeros de igual cantidad hasta los sextos grados. Con una planta funcional de 30 profesionales. Brindamos las áreas instrumentales y especiales.
Organizamos las clases en grupos cerrados de Facebook con los tutores de los estudiantes, docentes y equipo de conducción. Con autorizaciones para subir fotos y videos de los menores, los padres comparten las producciones escolares que enviamos por semana. Los docentes realizan las correcciones y devoluciones en Messenger privado. Determinamos una semana para las áreas especiales, una para Inglés y otra para las curriculares, las actividades van desarrollando a través de tutoriales elaborados por los docentes y videos explicativos, con los materiales bibliográficos para las respectivas lecturas.
Hemos decidido seleccionar del PCI los contenidos prioritarios para centrar y fijar la enseñanza y fijación. Medimos el posible aprendizaje a través de evaluaciones por rúbricas dándoles significatividad de esos contenidos que se desarrollan. Realizamos el monitoreo y a través de la matriz foda vamos haciendo el registro y a la vez los datos relevantes, vamos transformando para nuevos aprendizajes. Hacemos una evaluación semanal con los docentes y padres referentes con el fin de ir mejorando esta nueva vivencia llamada: "la escuela se hace en familia, en casa". "Los padres como asistentes de los docentes". Es un pequeño resumen del cómo nos organizamos. Trabajamos de lunes a viernes de 13:30 a 17:45 horas. Saludos."
Federico Antonio Chávez

Maestrando en Educación con orientación en Instituciones y Prácticas Educativas

Argentina

Pienso que ha sido una época de oportunidades y posibilidades para encontrar una nueva forma de vivir, aprender y de sentir. Definitivamente a través de las pérdidas y adversidades vamos creando un nuevo ser dentro de nosotros. Al enfrentarnos a estos nuevos retos en el proceso enseñanza /aprendizaje hemos encontrado la grandeza y la misión de la enseñanza: ayudar a ser mejores personas."
Flor de María Monzón

Licenciada en Educación y Master en Asesoramiento Educativo familiar

Guatemala

En este periodo de enseñanza, me he encontrado con problemas de este tipo:
- tener que reaccionar ante la cámara cuando uno te cuenta que tiene a un familiar que no saben si mañana seguirá vivo y a quien no pueden ir a ver;
- no saber cómo reaccionar cuando te hablan de lo sobrecargados que están, de que los profesores no nos coordinamos y estamos dándoles trabajos extra;
- estar saturada cuando se te presenta un problema de tipo técnico que hace que todo lo programado se te estropee. Por ejemplo,: en una sesión, de pronto la red cae y dejas la clase por tres veces, sientes que haces perder tiempo a los estudiantes, que la actividad requería de la hora y media y ya no da tiempo a hacerla…"
Teresa Mateo

Profesora asociada de Didáctica de la Lengua, de la UCM y de la UAM

España

Una vez más hemos podido ver que los cambios nos enriquecen, nos sacan de la zona de confort y nos movilizan a dar respuestas que incluso pensábamos que éramos incapaces de dar. Desde la experiencia de estos días veo que ha sido muy positivo tanto para los profesores como para los alumnos el trabajo realizado; en primer lugar, para perder el miedo a trabajar con herramientas tecnológicas que nos generaban inseguridad, y en segundo lugar porque los profesores hemos elaborado mejor los contenidos porque los hemos tenido que adaptar, y los alumnos porque en esta situación telemática han tenido que buscarlos y en muchos casos crearlos, ya que la metodología impuesta por las circunstancias así lo exigía. En conclusión, maestros y alumnos hemos trabajado más, hemos aprendido más."
Juan Alberto Pérez Pérez

Profesor de psicología en Grado Educación Primaria e Infantil

España

Hola,
En la educación a distancia es muy importante la formación, compromiso e inspiración del profesor para plantear actividades que motiven a los alumnos a aprender. Pero a la vez es responsabilidad del estudiante el compromiso y la dedicación al aprendizaje. He observado el desgano en 3º y 4º año de secundaria (15-16 años) para seguir las clases y aprovecharlas en un contexto donde tienen conectividad y dispositivos y profesores con una entrega total y bien formados. Gracias."
Ma. Magdalena Ravagnan

Docente de Biología y Ciencias en inglés en Nivel Secundaria

 Argentina

Les felicito por incorporar en este tema la voz de los jóvenes estudiantes. Nos confirman las claves para garantizar una evaluación comprometida en estas circunstancias de no presencialidad, pero que también son válidas para el reencuentro cara a cara (sea como fuere éste).
El desafío didáctico es el de descubrir y utilizar el potencial de las diferentes plataformas y recursos para habilitar esos espacios de participación constructiva y creativa, y para facilitarnos a los docentes un adecuado registro de todo el proceso, que irá lentamente dando lugar a una nueva y más amplia concepción de evaluación."
Ivonne Stella Maris Aquino

Psicopedagoga, docente universitaria

 Argentina

Una experiencia muy enriquecedora. Desde el lunes 16 de marzo todos los días videoconferencias de dos horas con mi grupo completo. Hemos aprendido a utilizar Google Classroom y, con ayuda del blog de clase, a trabajar por proyectos. El club de lectura tres días en semana durante media hora cada sesión. Hemos leído tres libros: “Zapatos de vuelo, sandalias de viento”, “Las aventuras de Marco Polo”, “Charlie y la fábrica de chocolate”, y justo ahora estamos con “Cuentos para jugar” de Rodari.
Estudiando a los iberos hemos realizado nuestras versiones de la Bicha de Balzote con plastilina o agua y harina, y tuvimos un encuentro virtual con el arqueólogo del Cerro de las Cabezas, ciudad romana.
Han grabado vídeos, audios en inglés y castellano, hemos hecho autoevaluación y coevaluación compartiendo las pantallas de nuestro ordenador.., pero también chistes, adivinanzas, preocupación por la salud del compañero…
Creo que hemos aprovechado el tiempo. Me siento muy satisfecha de lo que hemos conseguido, ellos y yo, durante este periodo. Hay que adaptarse y SIEMPRE pensar en ellos."
Lola Simón

Maestra tutora de 4 EP.

España

Comparto una experiencia de continuidad pedagógica en cuarentena, desde La Pampa (Argentina), sabiendo que este es uno de los grandes aportes de los docentes de la Escuela 111 y, valga esta narrativa para reflejar el trabajo de todos aquellos que en estos tiempo redoblaron esfuerzos desde lo colectivo para llegar a todos los hogares.
Hoy, en el día del trabajador, quiero destacar la iniciativa de una docente que en tiempos de pandemia encontró la manera de convocar a todos sus estudiantes y, en especial, a B... su alumno de tercer grado.
Habían pasado varias semanas y no lográbamos en B la continuidad pedagógica tan necesaria en estos tiempos. Se preguntarán ¿por qué? Hay muchas respuestas, pero ninguna justificaba el invisibilizarlo.
Es por ello, q luego de conversar con sus otras docentes, P decidió ir a su casa, hacerse presente para dar ánimos, fortalecer a la familia y desde lo que a él más le gusta (collage) comenzar ese ida y vuelta entre la propuesta y la respuesta.
En pocos días, B dejó de estar en su cama, comenzó a trabajar desde otro lugar, desde el respeto a su trayectoria y al derecho a la educación.
P y sus compañeras no dejaron nunca de pensar en B como sujeto de derecho y buscaron estrategias para volverlo a conectar con la “111”."
María Laura Brunengo

Directora de escuela primaria

Argentina

La evaluación es una herramienta que modificó su utilización. La evaluación debe ser utilizada para comprobar que los estudiantes comprendieron el contenido, si lo pueden aplicar a sus momentos cotidianos como así también evaluar cómo fueron dados esos contenidos por el docente. Pero la comunidad todavía no comprende la diferencia entre la evaluación y la calificación. Hay docentes que realizan actividades para la aprobación y no para saber si realmente el estudiante puede aplicar el contenido. Hoy una evaluación es pensada para aprobar o desaprobar, lo que importa es el número, y si aprobó con un 7, y no comprendió, para las familias y los estudiantes no importa. La utilización de la evaluación como herramienta, como parte del proceso es fundamental. En mi caso, hace varios años que retiré el término evaluación de los encabezados, ya que la presión de los estudiantes era muy fuerte. Hoy realizo actividades de construcción. Saludos."
Mónica Bassano

profesora de ciencias Naturales y Biología.

Argentina

Me parece excelente que espacios como estos se estén creando para repensar los sistemas educativos a nivel mundial; pienso que debemos de analizar mucho eso de volver a la “normalidad”.
Esta crisis de salud a nivel global nos ha venido a desnudar muchos problemas graves en nuestras estructuras sociales, económicas y políticas. Pienso que uno de los temas más importantes debe estar enfocado a la estimulación del pensamiento crítico en nuestras escuelas.
Creo fielmente que los sistemas educativos deben de transitar hacia espacios más diversos, y olvidarse de esas tradicionales estructuras jerárquicas. Ha quedado claro que no es pasar de curso lo que importa, sino más bien construir modelos que desarrollen competencias, habilidades blandas, autogestión,o adaptación al cambio, entre otras.
Me gustaría saber más de este proyecto, si es posible, y cómo puedo involucrarme en los ciclos de reflexión. Mi nombre es Doménica Chévez, he trabajado mayormente en temas de cooperación al desarrollo.
Saludos!"
Doménica Chévez

Licenciada en Relaciones Internacionales

El Salvador

Tal vez nunca pudimos imaginar que un dieciséis de marzo íbamos a dejar cerradas las puertas de nuestras escuelas por tanto tiempo. En ellas quedaban bancos vacíos en donde ningún lápiz osaría escribir una palabra llenando los blancos radiantes de hojas de cuadernos y carpetas. Aquellos que hoy se reinventan en una tarea diaria en los hogares de miles de familias que vieron cómo la escuela quedaba vacía pero los docentes ingresaban de a poco a través de la virtualidad. Aquella misma que en algún momento nos asustó con sus redes sociales que nos planteaban más desafíos, interrogantes y miedos. En esas redes en las que nos vimos como insectos atrapados por una tela de araña y el enemigo al acecho tratando de cambiar el paradigma de enseñanza. Quizás tuvimos que comenzar a amigarnos con las nuevas tecnologías de la comunicación social, arreglarnos un poco el cabello, lavarnos las manos con alcohol en gel y la cara para despabilarse de años de quietud, amplificar nuestras voces para no quebrarnos ante el aislamiento social que nos dejaba con más distancia que un metro de separación física, psíquica, moral y humana. Y salimos airosos a batallar con aquel dragón que osaba invadir nuestro territorio áulico, y que nos dejaba fuera de nuestra zona de confort. En ese momento comenzamos a poner en boca de todos las palabras normalidad, presenciales, docentes, zoom, virus y hackers. Empezamos a vaciar un lugar en donde las primeras vocales, las primeras sílabas apenas pudieron empezar a tener coherencia y cohesión en un discurso pragmático que se silenciaba hasta en los patios. Pero tratábamos de empezar a deconstruir un discurso pedagógico que nos ayudara a tener mejores conexiones para que cada alumno y alumna, cada familia, se sintiera tan conectada a pesar de las distancias sociales que también dejaban vacías a nuestras calles. En donde lo único que se comenzaba a escuchar era el sonido de las hojas en otoño cayendo sobre las veredas o las masas de aire que ahora podían encontrar eco en las sombras nocturnas que se atrevían a escuchar la oscuridad del universo. Empezábamos nuevamente a mirar de otro modo el cielo, pensando en que el mañana sería aún mucho más desolado y diferente; pero con la convicción de estar dando un paso firme, ayudándonos a que con el simple hecho de quedarnos en casa construiríamos ese mañana distinto y sano, achicando brechas e índices. En ese momento todo indicaba que nacían nuevas palabras y debíamos definirlas con nuestras sensaciones, nuestras emociones a flor de piel, con las esperanzas, con miedos, temores, con la fe puesta en el horizonte.
Hoy estamos inmersos en una vorágine de sensaciones entremezcladas, tratando de hacer y deshacer,.haciendo de cada tarea un momento de aprendizaje. Hoy estamos esperando con ansias el regreso. El volver pero no con la frente marchita como dijo el poeta, sino con la frente en alto por haber podido salir ilesos y sanos de una pandemia que ningún astrólogo predijo. Entonces nos quedará seguramente como tarea el seguir afianzando estos lazos construidos virtualmente con las tics que de a poco irán provocando nuevas instancias de aprendizaje. Nos abrirán nuevas puertas al conocimiento, en donde, alumnos, alumnas y docentes seguiremos construyendo un camino, proyectando objetivamente cada recorrido, cada itinerario escolar en donde la palabra seguramente irá cargada de nuevos significados. Tal vez, cuando volvamos, debamos volver a llenar todos esos espacios vacíos de nuestras escuelas: cuadernos, carpetas, pizarras y pizarrones con nuevas y viejas palabras; pero cargadas de nuevos significantes, nuevos significados porque volveremos resignificados como personas…alumnos, alumnas, docentes, auxiliares, familias, comunidad. Deberemos volver a pronunciar cada palabra con sus significados para que la escuela vuelva a ser como la soñaron las generaciones anteriores: libre, laica y gratuita pero sobre todo para que se pueda cumplir con el nuevo concepto de una escuela inclusiva en donde la palabra habite en cada voz y al fin, se pueda seguir sosteniendo la rima que une a felicidad y vida; para que la escuela en fin, siga siendo la Escuela pública por la que tanto luchamos."
Víctor Enrique Gualmes Barrera

docente y director de escuela primaria 199 de Neuquen capital

Argentina